Todo lo que tienes que saber sobre Certificados de Energía Limpia (CEL)

Así, podemos entender a los CEL como instrumentos financieros a través de los cuales se promueve el uso de energías limpias, se diversifica la matriz energética, promueven la competencia de energías limpias y energías convencionales y, en la mayoría de los casos, se reduce el costo de la energía.

 

Esta validación es controlada por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) que, en caso de no cumplimiento, puede imponer a los obligados multas que van de 6 a 50 salarios mínimos por cada CEL no adquirido. El Suministrador Calificado debe cumplir la obligación a nombre del usuario calificado, y éste último tiene que pagar por él. Por lo tanto, la oferta y demanda de los CEL no sólo es un acuerdo, sino un requisito indispensable para la operación del MEM.

 

La obligación del pago los CEL es para todos (uso doméstico, industrias, comercios, gobiernos, etc.) y es indistinta al origen del suministro, es decir, están obligados por igual aquellos que consumen energía renovable y/o convencional. La obligación para este año se estableció en 5% del total de la energía consumida durante el año. Así, por ejemplo, si un comercio consumió 1000 MWh/año, deberá pagar 50 CEL. Esta obligación se incrementa cada año: para 2019 el porcentaje aumentará a 5.8% y continuará subiendo año con año. Para 2021, a 10.9%; y en 2022 el mínimo requerido será 13.9%.